¿Qué es el ensayo blower door?25.02.20

Prueba de hermeticidad Blowerdoor

La prueba Blower Door es un sencillo test, que se realiza en los propios inmuebles, que permite detectar las corrientes de aire no deseadas y las fugas de temperatura. Es un diagnóstico de hermeticidad que nos ayudará a poner remedio a los escapes de aire que se producen a través de ventanas, puertas, sistemas de ventilación o la propia envolvente del edificio.

En alguna ocasión seguramente hemos pensado que tenemos en nuestra vivienda o lugar de trabajo el confort adecuado, ya que disponemos de una buena calefacción. Pero ¿de qué sirve tener el mejor sistema de calefacción si el calor se escapa por las rendijas de puertas y ventanas o incluso por las paredes? Estas fugas constituyen, no sólo una pérdida de calor en el hogar, sino también un derroche de dinero en la factura de la luz o el gas porque, sin darnos cuenta, estamos gastando energía de más.

Pero, ¿cómo detectamos las fugas de aire? Una solución es realizar una sencilla prueba llamada el test o ensayo Blower Door (puerta sopladora, del inglés blower: soplar y door: puerta). Esta prueba es el método más eficaz para detectar las infiltraciones de aire y nos servirá para medir la hermeticidad de un espacio, ya sea una vivienda, una oficina, un establecimiento comercial… El ensayo Blower Door permite saber con exactitud si hay alguna corriente o escape de aire y su origen. Mide por tanto la hermeticidad al aire de una estancia o de un edificio.

Pasos para realizar el test Blower Door

Lo primero que hay que hacer es ponerse en manos de profesionales experimentados como los de Sasmak para realizar este test. En cuanto su ejecución, se trata de una prueba sencilla que se realiza en poco tiempo.

Los pasos del test son los siguientes:

  • En primer lugar se introducen los datos del espacio a evaluar (superficie, volumen, ubicación, ventanas, sistemas de extracción de humos…) en un sistema informático. Se registra todo lo que pueda influir en la hermeticidad.
  • En segundo lugar se cubren todas las entradas controladas de aire de la vivienda o el lugar de trabajo: extractor de humos, rejillas de ventilación, chimeneas, enchufes… Asimismo, se cierran puertas y ventanas.
  • En la puerta principal de la vivienda (o del espacio donde se lleve a cabo el test), se coloca una lona con un marco para cubrir toda la puerta. Se instala un ventilador que extraerá el aire del interior para conseguir el nivel de presión adecuado.
  • A continuación se pone en marcha el ventilador que servirá para medir la diferencia de presión entre el interior y el exterior.
  • A través del ventilador se hace entrar aire del exterior hasta conseguir una diferencia de presión de 50 pascales entre el interior y el exterior. Aquí es donde se ve la tendencia del aire a salir del edificio.
  • Después se invierte el funcionamiento del ventilador extrayendo ahora el aire de dentro hacia fuera del edificio. Esto sirve para ver las entradas de aire desde el exterior.
  • Con todos los datos que se van obteniendo se realiza la gráfica de flujo de aire y presión. 

Blower Door y el estándar Passivhaus

Debemos recordar que la prueba de estanqueidad Blower Door es obligatoria si queremos certificar una vivienda con la certificación oficial Passivhaus. Para obtener este aval, el resultado del test Blower Door debe ser inferior a 0,6 renovaciones de aire por hora, lo que asegura que la vivienda pasiva está realmente libre de infiltraciones de aire no deseadas y fugas de aire.

Las viviendas Passivhaus están concebidas para una máxima eficiencia energética, lo que conlleva el cuidado máximo de la hermeticidad de la envolvente y de las zonas susceptibles de crear fugas como ventanas, puertas, incluso enchufes. El test Blower Door es el método más eficaz a día de hoy para comprobar si esto se ha realizado como se había planteado en el proyecto.

¿Quieres saber más sobre cómo aumentar la hermeticidad en tu hogar o local? En Sasmak te asesoraremos y solventaremos todas tus dudas para que puedas crear un espacio realmente confortable y sostenible.

Test Blowerdoor