1 de cada 4 españoles respira aire contaminado en su casa20.11.19

Mejorar la calidad del aire

La contaminación en el interior de nuestros hogares es un hecho. Productos de limpieza, sistema de ventilación o calefacción en mal estado, ambientadores, muebles o materiales de construcción con componentes nocivos… Todo ello contribuye a que respiremos a diario un aire contaminado.

Ante la sospecha de que a diario, en nuestras propios hogares, estamos respirando aire no del todo sano, se ha llevado a cabo una investigación para saber con exactitud cuál es la calidad del aire que inhalamos en nuestra casa. El estudio ha sido llevado a cabo por las Estaciones Meteorológicas Netatmo entre enero y diciembre del año 2018 en un mínimo de 1.000 estaciones meteorológicas instaladas en hogares de Francia, Noruega, Suecia, Alemania, Países Bajos, España, Italia, Dinamarca, Inglaterra, República Checa, Polonia y Bélgica.

El 70% de los españoles no ventilan su hogar de manera adecuada

Según los datos obtenidos en este estudio, el 24% de las viviendas españolas supera el umbral de 1.000 partes por millón de CO2 al menos un día a la semana. Esto significa que esos hogares no tienen la ventilación necesaria para eliminar el aire contaminado. El 70% de los españoles no ventilan su hogar dos veces al día como lo recomiendan los distintos organismos de la salud.

El país menos contaminado, según este estudio, es Dinamarca, le sigue Suecia y, a mayor distancia, España. Entre los hogares más contaminados se encuentran los situados en Italia, Francia, Noruega, Alemania e Inglaterra.

Cuando hablamos de contaminación, siempre solemos poner el foco en el exterior, pero lo cierto es que hay contaminación en todas las viviendas. La contaminación de nuestros hogares es un hecho, bien es cierto que algunos están más contaminados que otros, pero en general, debemos prestar más atención a la calidad del aire de nuestra vivienda.

El aire que respiramos en nuestro hogar suele causar molestias leves y la mayoría de personas experimenta una mejoría notable con tan sólo mantener una ventilación adecuada en su vivienda. No obstante, algunos focos de contaminación pueden acarrear serios problemas de salud y, si se respira durante años un aire contaminado, se pueden llegar a desarrollar enfermedades, sobre todo en el aparato respiratorio.

Causas de contaminación en el hogar

Dos son las fuentes principales contaminantes de nuestro hogar. La primera, los contaminantes químicos que provienen de productos que tenemos en casa, o de nuestro propio organismo (dióxido de carbono, monóxido de carbono…). Las personas y también los animales producimos de manera natural dióxido de carbono, asimismo, hay productos del hogar que emiten sustancias nocivas, como determinados productos de limpieza, ambientadores… Además, hay muebles y materiales de construcción como pinturas, maderas o siliconas que también tienen productos químicos contaminantes.

Calidad de aire interior de la vivienda

Y, en segundo lugar, otra de las fuentes principales de contaminación en el hogar, son los contaminantes biológicos que pueden tener su origen en un mal funcionamiento o falta de mantenimiento de los sistemas de climatización, aire acondicionado, calefacción, estufas, secadoras…

La buena noticia es que con una serie de fáciles acciones, podemos contribuir de manera sencilla a mejorar la calidad del aire de nuestras casas. Para ayudarte, te ofrecemos esta serie de recomendaciones.

Consejos para respirar aire puro

  • Ventila al menos dos veces al día durante 5 minutos.
  • Abre las ventanas todos los días del año ¡aunque sea invierno! Con tan sólo 5 minutos bastará para respirar un aire más puro y la casa recuperará enseguida su temperatura habitual.
  • Renueva el aire antes de ir a la cama. La concentración de CO2 en una habitación sin ventilar puede provocar, entre otras cosas, dolores de cabeza durante el sueño. Puedes instalar una estación meteorológica Netatmo capaz de medir la calidad del aire, así sabrás lo contaminada (o no) que está tu casa.

Estaciones Meteorológicas Netatmo

  • No abuses de las velas o del incienso y ventila siempre después de su uso.
  • No fumes dentro de la vivienda.
  • Elige bien los productos de limpieza. Fíjate en la Etiqueta Ecológica Europea (Ecolabel) que limita la emisión de ciertos contaminantes.
  • Para otro tipo de productos (pinturas, moquetas, siliconas, papel de empapelar…) revisa la etiqueta “Emisiones en el aire interior” para saber qué grado de contaminación pueden tener.
  • Si vas a acometer una obra, utiliza materiales de construcción sostenibles. Algunas maderas, adhesivos, pinturas… pueden ser contaminantes debido a sus compuestos.
  • Controla la humedad de la vivienda porque es otro de los factores que puede agravar la contaminación en el interior de la casa.