Urkaz, una oficina Passivhaus27.11.18

Urkaz Eraikuntzak se suma a la construcción pasiva, y no solo liderando proyectos de edificaciones pasivas. La constructora guipuzcoana acaba de renovar sus oficinas de Belauntza bajo estándares Passivhaus.

URKAZ ERAIKUNTZAK centra su actividad en la construcción, reparación y conservación de edificaciones, además de trabajos de albañilería y pequeños trabajos de construcción en general.

Oficina Passivhaus o de consumo casi nulo

Para que la oficina de URKAZ diese el salto hacia el Passivhaus o Edificios de consumo de energía casi nulo (nZEB), había que centrarse en tres aspectos principales: el aislamiento, la ventilación y la estanqueidad.

AISLAMIENTO: La eficiencia energética de una oficina, al igual que de una vivienda depende, en gran medida, de su aislamiento térmico que será el que determine el ahorro de energía en la climatización del hogar, bien con calefacción o con aire acondicionado. En Sasmak trabajamos con los mejores materiales de construcción para el aislamiento térmico de edificios. En este caso, el aislamiento de las fachadas de URKAZ se ha realizado a base de lana mineral de KNAUF y poliestireno extrusionado de SOPREMA.

Aislamiento térmico oficina

ESTANQUEIDAD: Para evitar las pérdidas de aire no deseado y alcanzar una correcta hermeticidad del edificio, se han utilizado láminas y cintas SIGA muy empleadas en las construcciones EECN o Edificios de consumo de energía casi nulo (nZEB). 

Hermeticidad Oficina

VENTILACIÓN: En una oficina pasiva la ventilación debe ser eficiente y también debe aportar confort a los usuarios de la oficina (o de las viviendas en otros casos). URKAZ ha optado por la instalación de un equipo de ventilación mecánica Zehnder. Este sistema de ventilación interior con recuperador de calor, permite renovar el aire de las estancias y aprovechar la energía que se produce al expulsar el aire al exterior.

Ventilación doble flujo

Con esta reforma en sus oficinas centrales, URKAZ pone de manifiesto su interés por una tendencia en auge que poco a poco está dejando de ser el futuro para convertirse en el presente, el Passivhaus o Edificios de consumo de energía casi nulo (nZEB).