Passivhaus, definición, principios y ventajas del estándar26.03.19

Passivhaus es un estándar de construcción energéticamente eficiente, cómodo, asequible y ecológico al mismo tiempo. Passivhaus es una forma de construcción que puede aplicarse por cualquier persona y que puede certificarse si supera ciertos parámetros en una prueba práctica.

Edificación Passivhaus

Dejando de un lado las certificaciones u homologaciones Passivhaus, tener una casa pasiva, es tener mucho más que una casa o edificio de bajo consumo energético:

  • Los edificios Passivhaus permiten un ahorro de energía relacionado con la calefacción y la refrigeración de hasta el 90% en comparación con edificios antiguos y más del 75% comparándolos con la construcción actual. En términos de gasto energético los edificios Passivhaus utilizan menos de 1,5 litros de combustible por metro cuadrado de espacio habitable por año, mucho menos que los edificios típicos actuales de bajo consumo energético. Se han llegado a demostrar ahorros de energía similares en climas cálidos donde los edificios requieren más energía para enfriarse que para calentarse.
  • Las construcciones, edificios o casas Passivhaus también son elogiados por su alto nivel de confort. Usan fuentes de energía dentro del edificio, como el calor corporal de los residentes o el calor solar que ingresa al edificio, lo que facilita mucho la climatización.
  • El uso de materiales, puertas y ventanas con componentes especialmente eficientes y de gran calidad, proporcionan al edificio de una extraordinaria hermeticidad. El aislamiento del techo, suelo y paredes mantienen el calor durante el invierno y lo dejan fuera de nuestras casas en verano.
  • Por último, un sistema de ventilación suministra constantemente aire natural fresco para lograr una calidad superior del aire interior, sin causar corrientes desagradables. Los filtros existentes en el sistema garantizan un aire sano, libre de partículas nocivas y con una humedad equilibrada, lo cual mejora notablemente las condiciones de salud. Una unidad de recuperación de calor altamente eficiente permite reutilizar el calor contenido en el aire extraído.

¿El Passivhaus lo tiene todo?

Sin importar el clima o la región geográfica, las casas pasivas se mantienen a una temperatura agradable durante todo el año con un mínimo de gasto energético. Dichos edificios se calientan «pasivamente», haciendo un uso eficiente del sol, las fuentes de calor internas y la recuperación de calor, de modo que los sistemas de calefacción convencionales se vuelven innecesarios incluso en los inviernos más fríos. Durante los meses más cálidos, las Passivhaus utilizan técnicas de enfriamiento pasivo como el sombreado estratégico. De cualquier manera, el aislamiento de alta calidad de en una Passihhaus, mantiene la temperatura confortable, justo donde se necesita.

Passivhaus ventilación y aire sano

Medioambiente

Una Passivhaus requiere tan solo del 10 por ciento de la energía utilizada por los edificios típicos, lo que significa un ahorro de energía de hasta el 90 por ciento. Como ya hemos mencionado antes, en términos de combustible para calefacción, las casas pasivas utilizan menos de 1,5 litros por metro cuadrado. También se han demostrado grandes ahorros en climas cálidos donde los edificios generalmente requieren enfriamiento activo durante todo el verano. Como el ahorro energético es proporcional a la reducción de emisiones, Passivhaus es una alternativa sostenible a la construcción convencional.

Las mediciones tomadas en la primera Passivhaus construida en Darmstadt (Alemania, 1991) muestran que incluso cuando los máximos diarios caen a -14°C, las temperaturas interiores permanecieron inalterables por encima de los 20°C, y todo sin el uso de un sistema de calefacción convencional. Se demostró, así, que la demanda de calefacción era tan baja, que dos bombillas de 75 W habrían sido suficientes para calentar una habitación de 20 m².

Agrega a esto el ahorro de energía a largo plazo que trae el Passivhaus, y queda claro que el estándar Passivhaus es una buena inversión tanto para su cartera como para nuestro clima, a la luz de la disminución de los recursos energéticos no renovables del planeta,

Ahorro

Las casas pasivas no solo ahorran dinero a largo plazo, especialmente a la vista del aumento del precio de la energía, sino que, para empezar, son sorprendentemente asequibles. La inversión en componentes de construcción de mayor calidad requerida por el estándar Passivhaus se ve mitigada por la eliminación de costosos sistemas de calefacción y refrigeración. El apoyo financiero cada vez más disponible en muchos países hace que las construcciones Passivhaus sean más factible.

Las casas pasivas no requieren sistemas de calefacción y refrigeración convencionales, lo que significa que el dinero que se habría destinado a sistemas de calefacción y refrigeración más grandes se puede gastar en mejores ventanas, aislamientos más gruesos y un sistema de ventilación, características del diseño y construcción Passivhaus.

El precio promedio de una persona que está construyendo una Passivhaus en Alemania podría incrementarse alrededor de un 8% más que en una construcción convencional. Este diferencial de precios es mayor en los países donde los componentes o materiales especializados no están disponibles. En España, cada vez estamos más cerca de esa cifra y actualmente construir una Passivhaus tiene un incremento aproximado del 10% sobre el precio de construcción. A medida que la demanda aumente los precios bajarán. A día de hoy cualquier persona que quiera construir o rehabilitar su casa, si no lo hace bajo un estándares de consumo casi nulo, está literalmente tirando el dinero a la basura. A partir de 2020 toda nueva construcción privada se verá obligada a construir bajo estos parámetros, algo que actualmente ya ocurre en la construcción pública.

El apoyo financiero para rehabilitación energética disponible en las diferentes provincias, reduce aún más su precio. Así que en este sentido, la construcción de una Passivhaus, resultará más asequible a largo plazo que la construcción de una vivienda convencional.

Confort

Las casas pasivas o Passivhaus, como ya hemos visto, son reconocidas por un uso menor de energía y su ahorro energético asociado, pero es el nivel de confort lo que más aprecian sus residentes. Una envolvente de edificio extremadamente hermética y aislada, así como ventanas de triple acristalamiento (dependiendo del clima no será necesario) y marcos sin puentes térmicos mantienen la temperatura deseada en el interior.

Incluso la renovación del aire que se realiza en las casas Passivhaus se suministra a nivel de confort, llegando a la temperatura elegida, antes de entrar en la casa. Un sistema de recuperación de calor altamente eficiente es capaz de transferir más del 75% del calor perceptible del aire usado extraído, al aire nuevo suministrado. De esta manera, por ejemplo, el aire de salida a 20°C puede calentar el aire renovado exterior en un día frío de 0°C hasta al menos los 16°C, sin el uso de una calefacción activa. Cuando hace demasiado calor en el exterior, el aire ambiente caliente puede enfriarse del mismo modo antes de que entre en la casa.

Los sistemas de ventilación en las casas pasivas suministran constantemente aire fresco, lo que hace que la calidad del aire interior sea superior. El aire en una Passivhaus nunca se vuelve rancio o sofocante como en las casas típicas cuando las ventanas no se abren. Los sistemas de ventilación que se encuentran instaladas en una Passivhaus brindan abundante aire fresco, libre de polen y polvo. Esto maximiza la comodidad para todos, especialmente para aquellos con alergias o problemas respiratorios.

Las temperaturas agradables dentro de las edificaciones Passivhaus y la ventilación de calidad que ofrecen evitan la acumulación de humedad, lo que detiene la condensación que comúnmente se forma a lo largo de los marcos de las ventanas y el crecimiento de moho. Los sistemas de ventilación Passivhaus instalados en climas cálido y húmedos pueden incluir un sistema de deshumidificación adicional para este fin.

Passivhaus y confort térmico

Versatilidad

Con más de 60,000 edificaciones, el estándar de construcción Passivhaus está ganando popularidad. Esto no solo se debe a las excelentes ventajas que ofrece, sino también a su flexibilidad o versatilidad.

El Estándar Passivhaus, es un estándar de calidad, no dicta métodos particulares de construcción. Ya sean construcciones sólidas, madera o construcciones compuestas, los arquitectos pueden diseñar casas pasivas según sus propias preferencias. Incluso los fabricantes de casas prefabricadas están ofreciendo diseños Passivhaus. El estándar Passivhaus también se usa cada vez más en rehabilitación o reformas, así como en edificios no residenciales como escuelas, edificios administrativos, plantas de fabricación y hoteles. Como el concepto Passivhaus se basa en principios físicos, cada edificio puede y debe adaptarse a su clima particular.

Que diferencia una construcción Passivhaus

Además de una buena selección de materiales certificados o no Passivhaus, hay algo de vital importancia para obtener los mejores resultados y es el cuidado en la instalación y construcción. Algo que que cambia radicalmente el paradigma del sector y es que todo tiene que estar limpio, ordenado y seguir un orden en la instalación para minimizar el riesgo de rasgar cualquier material de construcción que pueda causar una fuga de aire. Por eso es importante contar con constructoras especializadas o arquitectos Passivahaus formados para controlar todo el proceso constructivo y tengan un conocimiento claro de las etapas críticas del proyecto.

Diseños de construcciones Passivhaus

Está más que probado que se pueden obtener diseños realmente sorprendentes para en este tipo de hogares. Algunas personas tienen la idea preconcebida de que si construyes una casa ecológica, será verde y peluda. Sin embargo, hay muchos arquitectos que desafían esta visión, conjugando a la perfección estética y rendimiento, para conseguir resultados beneficiosos para el medio ambiente y la salud de los tuyos.

Vivimos en un mundo donde la pobreza energética es algo real y el precio general de vida está en constante aumento. Si puedes tener una casa que reduzca su consumo de energía, con facturas más baratas, que equilibra la humedad y proporciona aire sano para ti y tu familia ¿por qué no hacerlo ya? Ponte en contacto con nosotros y podremos hablar y resolver todas tus dudas.