Nuevas viviendas Passivhaus en San Sebastián07.09.18

Antonio Gaudí vaticinaba hace un siglo que el arquitecto del futuro se basaría en la imitación de la naturaleza porque es la forma más racional, duradera y económica.

Esta frase con la que abrimos nuestro artículo, puede resumirse actualmente en una palabra: Passivhaus. Se está demostrando que construir bajo los estándares de un Edificios de consumo de energía casi nulo (nZEB), no es solamente una magnífica opción en el plano económico, sino también en el social y el medioambiental. Numerosos estudios avalan la idoneidad para la salud de los habitantes de este tipo de casas, ya que su renovación inteligente del aire, su incidencia de la luz solar y su edificación con materiales naturales y menos contaminantes que los convencionales ayudan a prevenir y reducir enfermedades e infecciones.

 

Cartel de próxima construcción Passivhaus en San Sebastián

Certificación Passivhaus

No hace falta ir muy lejos para comprobar las bondades del estándar Passivhaus en lo referente a hermeticidad del aire, ventilación mecánica controlada y aislamiento acústico y térmico. Ya hay varias actuaciones de rehabilitación de caseríos y de nuevas viviendas, como en Miraconcha, además de otros proyectos como el de tres villas en la zona de Atotxa Erreka, junto a Zuatzu. Al haber optado por la certificación Passivhaus, existe la obligación de pasar unas exhaustivas pruebas de consumo energético que Murgil Eraikuntzak deberá solventar con la aplicación de técnicas constructivas muy bien ejecutadas.

Queda mucho por hacer

Aunque los expertos reconocen que aún queda mucho por hacer, se va consolidando la idea de que la actual forma de construcción es obsoleta. Los clientes que se acercan al ‘mundo Passivhaus’ enseguida solventan sus dudas y comprueban que decantarse por este tipo de viviendas no tiene por qué ser más caro ni sonar a nada experimental ni lejano; todo lo contrario: Se trata de un modelo que satisface ya desde hoy los requisitos de eficiencia energética del mañana. El ‘sello Passivhaus’ establece un consumo casi nulo. Recientemente, un arquitecto noruego lo resumió diciendo que su casa gastaba menos energía que el secador de la peluquería de enfrente.

Si quieres conocer el estándar o tienes alguna duda sobre las bondades Passivhaus o Edificios de consumo de energía casi nulo (nZEB), puedes ponerte en contacto con nosotros y estaremos encantados de explicarte todos sus beneficios.