Hermeticidad para evitar las corrientes de aire no deseadas y las pérdidas de temperatura18.12.19

Hermetidad en los edificios

Llega el frío y hay que estar preparados. Si no consigues que tu hogar o empresa mantengan una temperatura adecuada, puede ser que sufra de fugas de aire no deseadas.

El concepto de hermeticidad o estanqueidad al aire, muy habitual en el estándar Passivhaus, viene al rescate para ayudarnos a lograr un ambiente mucho más confortable y saludable, y de paso, obtener un ahorro en la factura energética.

La hermeticidad en las viviendas

Para que nuestra vivienda no pierda calor lo primero es revisar las aberturas y cerramientos exteriores para verificar que sean herméticos. En caso que no sea así, debemos sustituirlos o sellarlos adecuadamente. De este modo, potenciamos la eficiencia y el ahorro energético, así como el confort interior. Además, si vivimos en un entorno de hermeticidad, estaremos manteniendo nuestra salud en buen estado, ya que con las fugas de aire húmedo que se producen cuando hay corrientes de aire, aparecen mohos y microorganismos que pueden acarrear distintas dolencias.

Igualmente, esas corrientes de aire cargado de humedad pueden deteriorar los materiales de nuestro edificio y producir a la larga problemas estructurales. Por lo tanto, conseguir una óptima hermeticidad al aire y a las humedades, ayuda a mantener sano tanto el edificio como nuestra salud.

Hay que estar atentos al menor síntoma, ya que por una fisura de tan sólo 1 milímetro de longitud pueden pasar hasta 360 mililitros de agua al día. Así que no debemos esperar a que aparezcan humedades visibles para mejorar la estanqueidad del hogar o de la empresa.

Revisión de puertas y ventanas y una correcta ventilación

Para prevenir las corrientes de aire hay que tener en cuenta tanto las puertas como las ventanas. Estas últimas han de tener doble o triple cristal y marcos con rotura de puente térmico, con cristales de más de 4 milímetros de espesor.

Revisión de ventanas, una correcta ventilación

Por lo que respecta a las puertas, sobre todo la de entrada a la vivienda, han de ser gruesas y el borde entre la puerta y el suelo ha de estar cubierto para evitar cualquier fuga de aire.

Para evitar la humedad en el ambiente, lo más importante es garantizar una correcta ventilación del espacio. Aunque haga frío, se puede ventilar una habitación abriendo la ventana durante 5 minutos o mediante la utilización de sistemas de ventilación mecánica, por ejemplo en los baños.

Hermeticidad y aislamiento térmico, ¿en qué se diferencian?

Estos dos conceptos son similares pero no son iguales. Un aislamiento térmico no tiene porque ser hermético, ya que puede que el aire circule por él; y un espacio hermético no tiene por qué ser un buen aislamiento térmico. Pero los dos términos son complementarios porque el aislamiento térmico de un espacio o de un edificio sólo puede ser eficiente cuando se combina con la hermeticidad del aire.

Ensayo de hermeticidad, el test blower door

El text “blower door” o “puerta sopladora” (en inglés blower: soplar, door: puerta), es una prueba que se realiza en las viviendas para saber si hay corrientes o escapes de aire. Realizando este test se verifican los puntos por donde se cuela el aire (ventanas, puertas, enchufes, grietas…).

Ensayo de hermeticidad, el test blower door

Este test de hermeticidad se realiza de la mano de un especialista que colocará un ventilador en una ventana o puerta para extraer el aire del interior y permitir que el aire del exterior entre en la vivienda. Mientras tanto, se van tomando mediciones. Las puertas y ventanas exteriores están cerradas y las interiores abiertas.

La prueba “blower door” evalúa dónde se encuentran las corrientes de aire. También, gracias a él, se saben las pérdidas de energía que resultan de esos escapes, determina si una estancia o un edificio entero (según dónde se haga el test) es demasiado estanco o no… En definitiva, es una prueba que permite saber con exactitud el estado de hermeticidad al aire en el que se encuentra nuestra vivienda o edificio.

A lo hora de acometer un proyecto de mejora de la hermeticidad es imprescindible contar con expertos en la materia y utilizar materiales de alto rendimiento y con garantía que nos aseguren su durabilidad. En Sasmak contamos con una larga trayectoria en este tipo de trabajos con profesionales expertos y con los materiales más innovadores. Consulta sin compromiso nuestro catálogo.