Un edificio Passivhaus en San Roque10.05.18

Un bloque de 10 viviendas, ubicado en la urbanización “San Roque” de San Sebastián, ha sido rehabilitado bajo el estándar Passivhaus. La rehabilitación, fue proyectada por los arquitectos Peter Albrecht y Juana Otxoa-Errarte de AO Arquitectos.

Un bloque de 10 viviendas, ubicado en la urbanización “San Roque” de San Sebastián, ha sido rehabilitado bajo el estándar Passivhaus. Concretamente se trata del número 32, un edificio que fue construido en 1953 y cuyas fachadas ya presentaban un estado muy degradado. La rehabilitación, que fue proyectada por los arquitectos Peter Albrecht y Juana Otxoa-Errarte de AO Arquitectos, comenzó en 2016 y se completó con éxito el pasado mes de septiembre.

La intervención aportaba varios aspectos novedosos que han motivado la participación de varias instituciones en el análisis de sus efectos. A nivel de Passivhaus, el proyecto participa en el programa “EuroPHit” a cargo de la Plataforma PEP que, entre otros, patrocina los ensayos de hermeticidad al aire. Por su parte, el grupo de investigación ENEDI de la UPV ha realizado la medición in-situ de las transmitancias reales de la envolvente y ha llevado a cabo la monitorización de dos viviendas seleccionadas respecto de sus condiciones higrotérmicas interiores.

Rehabilitación de fachadas

Construcción original

Un elemento que destacaba especialmente en la construcción originaria era la cubierta, cuya estructura estaba compuesta por cerchas prefabricadas de hormigón y tirantes metálicos. El elemento que separaba el espacio bajo cubierta de las viviendas de la planta 2ª no era un forjado transitable, sino un techo ligero tipo “cielo raso” a base de cañizo y yeso.

Aunque el edificio cuenta con acometida de gas natural, sólo dos viviendas estaban equipadas con caldera de gas. La generación de calefacción y a.c.s. de las ocho viviendas restantes era eléctrica, además de alguna cocina de butano. De ahí que los consumos de energía fueran muy heterogéneos, oscilando desde los casi 150 kWh/m2*a de una vivienda bajo cubierta hasta los aprox. 43 kWh/m2*a de una vivienda semi-sótano.

Rehabilitación edificio Passivhaus

Solución de proyecto

Ante esta situación y teniendo en cuenta que ocho de las diez viviendas estaban habitadas, el encargo inicial se limitaba, en la medida de lo posible, al exterior de la envolvente. Sin embargo, una vez visto el potencial en la reducción de la demanda energética, los propietarios accedieron, progresivamente y a base de varias reuniones informativas, a una intervención integral.

Es destacable que el elemento que más interés suscitó fue la ventilación: de ella se solicitaba una clara reducción del habitualmente alto nivel de humedad del aire interior y una reducción en el consumo energético de las viviendas.

Un desafío logístico para ha sido la sustitución del “cielo raso” por un plano nuevo a base de tablero OSB debidamente estanco al aire y capaz de soportar 16 cm de lana de roca.

Lo más sorprendente de este proyecto ha sido que del encargo inicial de la rehabilitación de fachadas se haya podido pasar a una operación “EnerPHit”(estándar Passivhaus en la categoría rehabilitación) prácticamente completa.

La rehabilitación del edificio se ha finalizado cumpliendo la práctica totalidad de los requisitos “EnerPHit” y el buen resultado de las pruebas y cálculos de su comportamiento permitiría la certificación oficial del edificio Passivhaus en esta categoría.