Mejora las relaciones personales con un buen acondicionamiento acústico14.06.19

Confort acústico

Aquellos que trabajan con personas saben realmente la importancia que tiene una buena comunicación: hablar sin gritar y escuchar sin molestias en un entorno confortable. Un buen acondicionamiento acústico es imprescindible para cualquier establecimiento hostelero que quiera ofrecer a sus clientes, y también a sus trabajadores, un espacio auditivo de confort.

¿Quién no ha tenido alguna vez que hablar a gritos en un restaurante para que el interlocutor pueda escuchar lo que decimos? Tanto clientes como trabajadores, en muchas ocasiones, se tienen que comunicar a gritos, porque el establecimiento no tiene un buen acondicionamiento acústico. Desde luego, se trata de una experiencia bastante desagradable, que podría solventarse de una manera sencilla y a un coste asequible. El ruido dificulta la capacidad de comunicación. Escuchar bien es un factor fundamental para trabajar de forma segura, y para tener unas relaciones sociales y laborables saludables.

Estar sometidos de manera habitual al ruido o a una acústica deficiente puede convertirse en una fuente de problemas de salud: cansancio, agotamiento, estrés, ansiedad, nerviosismo, enfermedades cardiovasculares… Problemas que, afortunadamente, pueden tener solución implantando medidas preventivas para evitar sus efectos perjudiciales.

En la actualidad, existen soluciones sencillas para disponer de un acondicionamiento acústico de calidad (no confundir con aislamiento acústico, que se enfoca en disminuir los niveles de sonido con materiales aislantes). El objetivo del acondicionamiento acústico es mejorar la experiencia en el interior de un establecimiento, teniendo en cuenta tanto el diseño del espacio y su reverberación, como el uso de materiales innovadores, de máxima calidad y con distintos coeficientes de absorción.

Diseño, innovación y confort acústico

Uno de los elementos que hay que aislar para reducir los efectos del ruido en el interior del local, y por lo tanto, para proporcionar bienestar a todas las personas que están en su interior, es el techo. Es el caso del restaurante Iriarte, situado en el municipio guipuzcoano de Berrobi. Sus responsables tenían claro que querían mejorar la acústica interior del local, sin renunciar al diseño, y así proporcionar, tanto a sus clientes como a sus empleados, un espacio de confort en el que la comunicación fuera fluida y agradable.

 

Confort acústico

 

Para llevar a cabo este acondicionamiento acústico, se decidió la utilización de techos Cleaneo de Knauf. Estos sistemas están formados por placas de yeso laminado, que se atornillan a una estructura metálica para la realización de falsos techos. Sus diferentes prestaciones se obtienen modificando el tipo y número de placas de yeso empleadas, el tipo y configuración de la estructura metálica, así como la incorporación de lana mineral aislante. Las placas Cleaneo ofrecen enormes prestaciones acústicas y una amplia variedad de diseños, además de una innovadora tecnología anti-olores que renueva el aire de la estancia.

Este sistema, cuya instalación corrió a cargo de Neifer S.L., se utiliza en salas o recintos donde es necesario un acondicionamiento acústico de absorción, control de ecos y reverberaciones. Es el caso del restaurante Iriarte, pero también pueden emplearse en otro tipo de espacios como auditorios, salas de conferencias, cafeterías, oficinas… Además, su acabado en perforaciones redondeadas, distribuidas de forma rectilínea por toda la superficie de la placa, confiere a la estancia un estilo moderno y elegante.

Zeolita, depurador natural de aire

En el establecimiento hostelero de Iriarte tenían claro que, además de conseguir un excelente acondicionamiento acústico, querían que tanto sus clientes como sus trabajadores estuvieran en un espacio saludable. Esa fue otra de las razones para utilizar las placas de Cleaneo porque, además de una perfecta absorción del sonido, las placas de yeso laminado perforado depuran el aire, gracias a la incorporación de la Zeolita. Este mineral de procedencia volcánica, natural y absorbente, es muy utilizado en el ámbito industrial, tanto para la purificación del aire como del agua. La Zeolita, gracias a su gran porosidad, absorbe malos olores, partículas contaminantes, polución y humedad. Una vez más, los materiales naturales se ponen al servicio del confort personal.