Absorción acústica en paredes y techos continuos20.09.20

Confort acústico para techos y paredes continuos

Puede ser plano o curvado, blanco o de color, instalarse directamente o como falso techo. Rockfon Mono Acoustic es la solución de diseño ideal para techos y paredes continuos en instalaciones que quieren mantener un diseño elegante y minimalista sin perder absorción acústica. Con una innovadora superficie continua y sin uniones este sistema proporciona un excelente confort acústico.

Aunque el boom del minimalismo lo vivimos en la década de los 80, lo cierto es que se ha convertido en una tendencia al alza muy presente en la arquitectura moderna. “Menos es más” y la simplicidad manda en el diseño de interior. Hay que deshacerse de los detalles superfluos y dar prioridad a las gamas cromáticas neutras.

Las superficies continuas, sin uniones, son un básico en este tipo de construcciones y pueden presentar dificultades a la hora de abordar la acústica del edificio. Pero existe una fórmula magistral para conseguir una buena absorción acústica en techos y paredes continuos.

Rockfon Mono Acoustic, confort acústico para techos y paredes continuos

Los techos y paredes continuos, por su propia naturaleza, suelen suponer un reto en lo que a la acústica se refiere. Las superficies demasiado planas o con demasiados ángulos no son precisamente los techos que más faciliten disponer de una buena absorción acústica. Sin embargo, con Rockfon Mono Acoustic es posible.

Se trata de un sistema continuo constituido por un panel de lana de roca, de unos 40 mm de grosor, con relleno y con un elegante enlucido disponible en blanco o en colores personalizados.

Gracias a su textura lisa, Rockfon Mono Acoustic permite que el sonido se propague a través de su superficie y sea absorbido por el soporte. Estamos hablando de una absorción acústica de clase A (αw: 0,95-1,00) con lo cual, no es necesario integrar ningún otro material para absorber los sonidos y, por tanto, el diseño y la elegancia quedan intactos.

Un techo camaleónico que imprime personalidad

La solución Rockfon Mono Acoustic permite imprimir personalidad en cada proyecto. Cada instalación tiene su propia esencia. Y todo porque Rockfon Mono Acoustic es mucho más que un techo, es un techo camaleónico que adquiere la forma que requiera el proyecto arquitectónico.

Los paneles pueden instalarse inclinados, planos o curvados, suspendidos con perfilería o instalados directamente sobre el techo o la pared. Rockfon Mono Acoustic no solo puede montarse horizontalmente con perfilerías. También puede instalarse directamente en techos y paredes ya existentes. Y si se monta en vertical, no se necesita absorción mural.

Incluso el color puede ser personalizado. El blanco es sin duda la opción que ofrece más luminosidad, ideal para crear entornos de trabajo agradables y reducir la necesidad de luz artificial. Pero también es posible escoger otro tono cromático, según las necesidades del diseño.

Techos completamente lisos

Otra característica que destaca de Rockfon Mono Acoustic es la textura completamente lisa que el polvo de mármol (material con el que está fabricado el enlucido) aporta a techos y paredes.

Por no hablar de su versatilidad. No importa si es un proyecto grande o pequeño, si se trata de un trabajo de rehabilitación o de una nueva construcción. Rockfon Mono Acoustic es adecuado para todo tipo de espacio ya que se puede instalar como techo continuo, isla o superficie mural.

Además se adapta a cualquier necesidad, permitiendo la incorporación de iluminación y sistemas de aire acondicionado y ventilación.

“Muros de luz”

Acondicionamiento acústica en techos y paredes continuos

 

La magia del sistema Rockfon Mono Acoustic reside en la combinación de belleza e inteligencia. Es una solución creada para realzar el diseño ofreciendo al mismo tiempo múltiples prestaciones.

Los techos y paredes continuos son perfectos para establecimientos comerciales, centros de educación y espacios públicos. Y también para establecimientos hoteleros como el Hotel Arbaso de San Sebastián, que escogió esta solución de absorción acústica para sus instalaciones, tanto para el hotel como para el restaurante.

Se trata de un hotel que es en sí mismo una obra de arte y donde la luz es el elemento principal. De hecho, “Muros de luz” es el nombre que adquiere la intervención site especific en uno de los muros del hotel que simula un bloque macizo de piedra de las canteras de mármol negro de Markina.

Todo gira en torno a la luz en Arbaso y los techos y paredes continuas de Rockfon Mono Acoustic han permitido mantener ese sello personal de su creador, el artista bilbaíno Aitor Ortiz.